Página inicial > Ciranda Mundi > Vidas de Gaza: La historia de Ahmad

Vidas de Gaza: La historia de Ahmad

segunda-feira 25 de julho de 2016, por ,

Todas as versões desta matéria: [English] [Español]

A dos años del brutal asalto israelí que mató a más de 2.200 palestinos, #GazaLives narra las historias de palestinos que viven allí, en sus propias palabras.

El 20 de julio de 2014, por lo menos 150 palestinos murieron en el barrio Shuja’iyya después de que las fuerzas israelíes devastaron la zona.


Destroyed greenhouse in Gaza
Photo: Mohammed al Baba/Oxfam – destroyed greenhouse in Gaza, July 2014

Invernadero destruido en Gaza, julio de 2014. Foto: Mohammed al Baba / Oxfam

Mi nombre es Ahmad. Tengo 25 años, y soy de Shuja’iyya.

La guerra duró demasiado tiempo, mucho más allá de nuestras expectativas. Se nos impuso un nivel de dolor que superó lo que nuestros corazones y almas podían soportar.

Han transcurrido más de dos años desde que esta guerra maligna devoró todo en Gaza. La única cosa que dejó en el cielo era humo y aviones aún presentes.

En la tierra se quedaron sólo los escombros de casas demolidas que durante años habían alojado amor y recuerdos. Casas fueron bombardeadas, derribándose sobre las cabezas de sus habitantes, algunos de ellos clamando al cielo al verlas derrumbadas, obligándolos a dar vuelta la página de una vida familiar que una vez estuvo llena de amor.

La guerra no perdonó a ninguna de las aves que cantaban en las mañanas a nuestra gente en sus ventanas.

La incursión israelí robó la belleza del mar de Gaza. El mar es la cara brillante de Gaza. Albergó las preocupaciones de la población de Gaza durante los largos años de asedio y asesinatos. Compartió con ellos la carga de tres guerras y dos intifadas más.

¡El mar que consuela a las personas que viven bajo la presión de su dolor; el mar que abre los brazos para envolver a todos con agrado y amor!

Incluso el mar fue asaltado para asesinar desde barcos que bombardearon arbitrariamente en esa playa.

Esto es Gaza, la franja donde no hay palabras que puedan describirla, la Franja que ningún idioma, incluso el árabe, puede proporcionar un retrato sencillo, ya que sólo con la inundación de sangre, el mundo pudo ubicar a Gaza en el mapa.

Esta es una historia de paciencia dedicada. Esta es la Franja adorada por su pueblo, donde el odio no tiene cabida, sin importar lo que les hagan. Se les robó su derecho a la vida; fueron despojados de cualquier sentido de agrado, felicidad y belleza.


Depósito de agua destruido en Shuja’iyya, Mayo el año 2015. Foto: Caroline Gluck, UE / ECHO /

Aun así, su gente les encanta porque Gaza es diferente a cualquier lugar en este mundo. ¡Para ellos, Gaza es algo más que lo que no puede describir las palabras!

Pero somos incapaces de estar optimistas. Somos incapaces de soportar cualquier dolor o prolongación de nuestra paciencia después de todo este tiempo.

No podemos entender las lágrimas en los ojos de un niño pequeño, cuyos padres fueron asesinados, dejándolo solo en un laberinto que lo perseguirá para siempre.

Me pregunto cómo podemos entender el sentimiento de una persona que perdió a su hermano, con quien compartió toda una vida. Ellos jugaron juntos; estuvo con él en todo lo que hacía.

Me pregunto cómo podemos entender la agonía de una madre que perdió a su pequeño niño con quien solía jugar todas las mañanas. Ella acostumbraba a poner perfume a su bebe y vestirlo elegantemente. ¿Estará ahora más elegante en el ataúd? … ¿Va a ser más feliz en el paraíso lejos de la injusticia y la oscuridad de Gaza?.

Me pregunto cuál sería la sensación de un niño pequeño cuando escuchó que su padre murió. Pensé mucho acerca de esto hace dos años, cuando el primo de mi padre fue asesinado, junto con su familia, dejando a su pequeño hijo solo.

Traté de imaginar lo que la vida de este muchacho sería, sin su padre para apoyarlo en sus próximos días. Entonces, lo vi trabajando cerca de la universidad.

En ese momento, tuve otra sensación que no reconocí inmediatamente. Me sorprendió por su paciencia y perseverancia para seguir luchando después de la muerte de su padre.

A menudo me pregunto ¿cómo puede una familia entera que perdió su casa cuando fue destruida con todo su contenido, simplemente seguir viviendo?. Me pregunto cómo se siente esta familia.

¿Cómo se siente el dueño de casa, el jefe de esta familia que pasó varios años trabajando duro para construir todo esto? Él trabajó muy duro para proporcionar un refugio seguro para sus hijos y familiares.

Las consultas sobre cómo pueden seguir aquellos que perdieron su familia y amigos, que perdieron sus casas y hogares, que perdieron un ser querido, un amigo, un hermano…

La dura verdad es que no vamos a saber cómo cualquiera de estas personas se siente; ellos son los únicos que conocen sus sentimientos. No importa lo mucho que hablemos o intentemos, no vamos a ser capaces de conocer su forma de pensar a menos que vivamos la misma experiencia.

Bueno, ahora que la guerra es “cubierta”… ninguna de estas cosas ha llegado a su fin. Las heridas son profundas y permanecen abiertas. Misiles, francotiradores, aviones, barcos de guerra y artillería pesada, hicieron estas heridas, sin embargo, las ocultaron con su humo y misiles.

Nadie podía sentir la magnitud o el peso del dolor de entonces.

Pero, ahora que todo esto se ha ido, y seguimos aquí, podemos dar a conocer nuestras heridas dejadas por la guerra. Mostraremos nuestros corazones y como la guerra forjó una profunda abertura con dolor y pena. El sufrimiento por la pérdida de un familiar o un ser querido, la pérdida de una vivienda o el hogar amado. Vamos a abrir nuestras heridas y trabajar con ellas para poder sanarlas.

Sabemos que todo lo que la guerra robó no puede ser canjeado o compensado por cualquier otra cosa en este mundo. Nada puede consolar a un hombre por la pérdida de su hijo…

Nada puede compensar un hombre que trabajó durante décadas para construir un hogar para sus pequeños hijos. Nada puede remediar nuestros entristecidos corazones.

Todo lo que deseo, es que aquel Dios que nos probó con este desastre tenga alguna piedad con nosotros, con nuestros agobiados corazones. Deseo que él tenga misericordia por la risa de los niños de la Franja de Gaza y la fuerza de sus hombres y el dolor de sus madres.

Esta es la conmemoración de la ofensiva israelí en Gaza. A pesar de la muerte, la destrucción y el dolor que se fundió corazones y destruyó nuestros bellos momentos, todavía recuerdo la voz de Gaza llamándome con ansiedad y horror.

Tenía una angustia extrema después de lo que habíamos presenciado. Estaba a punto de sucumbirme en las sombras del horror y el miedo. Pero, Gaza, ella me ha concedido los medios para resistir y me empujó a escribir y a escribir.

No he podido contar con electricidad o tiempo para escribir.

Nos gustaría poder contar los proyectiles disparados por los aviones israelíes y cómo cuando la noche llegó a su fin, nuestros ojos se tensaban, ya que se centraban en el recuento y se aferraban a las paredes, intentando encontrar la esquina más segura en nuestra casa.

Éramos como niños; nos dimos cuenta de que la muerte estaba muy cerca. Pero ¡qué podíamos hacer, sólo levantar los brazos para orar al cielo!

La voz de Gaza me llamó para animarme a escribir sobre usted y sobre ellos.

‘No seguir así mientras que se puede decir al mundo lo que pasó aquí, aquellos que no son conscientes de las masacres cometidas aquí; queremos que el mundo escuche tu voz y su voz’.

Me gustaría colgar el teléfono y empezar a buscar papel blanco y un lápiz para registrar lo que he visto y oído.

Fui a ver las escuelas en las que cientos de mujeres y niños se encuentran refugiados después de que se quedaron sin hogar, dependen ahora de ayudas. Estaban aterrorizados, temblando de miedo y frío. La muerte estaba muy cerca de ellos.

Foto: Mohammed al Baba / Oxfam. Edificio destruido en Gaza, julio de 2014

Corrimos antes del asalto y estuvimos corriendo durante el ataque. No estamos seguros de que alguna vez dejamos de correr.

¿Cómo podríamos rescatar la belleza de la vida después de haber recogido los cuerpos de los niños? Un hombre llevó el cuerpo de su hijo y no necesitaba un ataúd; sus brazos eran el ataúd de su hijo, que estaba envuelto con una tela blanca.

Caminaba con la cabeza hacia arriba y vertiendo sus lágrimas. Aun así, tuvo la suerte de estar vivo para despedir a su hijo. Otras familias fueron completamente exterminadas y enterradas en su totalidad en sus casas y nadie estuvo allí para celebrar una ceremonia fúnebre para ellos.

En este mundo civilizado de las convenciones internacionales de derechos humanos, el derecho a la vida, el derecho a la vivienda, el derecho a la educación, el derecho a la libre expresión y muchos otros derechos, para los palestinos, no hay derecho alguno. ¡Los derechos, solo son para los demás!

¿Quién se preocupa por las mujeres que fueron asesinadas con sus ropas de oración, que fue lo único que encontraron para cubrir sus cuerpos, huyendo, cuando el odio las sorprendió con la las lluvias de misiles?

Sus sueños se hicieron añicos, dejándolos vulnerables al sufrimiento, angustia y dolor. Ella lleva un hijo, ella lleva un corazón sangrando, ella lleva tristeza. Ella deja detrás a una persona mayor; olvida su corazón en un rincón de su hogar.

Ella tiene miedo de mirar de nuevo la escena de sus seres queridos cubiertos de sangre. Ella corre y corre hasta el infinito, porque si se detiene, nunca será capaz de correr de nuevo.

No hay lugar para la vida. No hay lugar para el retorno. Toda Gaza es una despedida del uno al otro cada noche, felicitando a los que sobrevivieron para otro día.

Cerrar los ojos, volver a abrirlos y llamar a los nombres de sus miembros de la familia, uno por uno, por lo que sus nombres no desaparecen de la memoria y de sus almas no se borran de ninguna manera.

Palestina seguirá viva en los corazones de los que se fueron y de aquellos que sobrevivieron.

No hay palabras para describir esta guerra. Esta es la guerra que robó todo lo que teníamos. Nos dejó con meros dolorosos recuerdos, nos vemos obligados a volver a vivir cada día y cada momento.

Esta incursión saboteó nuestro futuro y el futuro de nuestros jóvenes. Muchos graduados deambulan de aquí para allá sin ningún futuro. Yo, que escribo estas líneas, soy uno de ellos. Me gradué de la escuela de derecho, que paradójicamente, me enseñó que los derechos son inalienables.

Proseguí mis estudios y obtuve una maestría en derecho público. Sin embargo, ahora estoy a la espera de una señal de alguna esperanza de ser alguien en esta sociedad. Yo trabajo en una organización especializada en derechos humanos para supervisar los crímenes de guerra y el sufrimiento causados.

Pero, aquí, en esta tierra, la esperanza para cualquier cosa simple, es una imposibilidad.

Escuela dañada en Gaza, noviembre de 2014. Foto: Anas al Baba / Oxfam

Las opiniones expresadas en este artículo son del autor.


Ver online : Gaza Lives


Ver:

– Vidas de Gaza: La historia de Wiaam

Fuente: Gaza Lives: Ahmad’s story

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Palestine Solidarity Campaign / Traducción: Palestinalibre.org