Página inicial > Ciranda Mundi > Ã frica > Argelia. Amenaza con cortar las exportaciones de gas a España en medio de (...)

Argelia. Amenaza con cortar las exportaciones de gas a España en medio de crecientes tensiones geopolíticas

terça-feira 17 de maio de 2022, por Resumen Latinoamericano,

En 2019, Marruecos aumentó significativamente sus compras de armas. El desarrollo se alinea con su plan de cinco años, establecido en 2017, para lograr la “supremacía militar regional”. El país tiene como objetivo modernizar su ejército, fuerza aérea y marina.

Hasta mediados de marzo de este año, España parecía tener una posición envidiable en los mercados de gas natural de Europa. Si bien prácticamente no producía gas propio, también estaba casi completamente libre de la dependencia del gas suministrado por Rusia, en gran parte gracias a sus lazos comerciales de larga data con el mayor exportador de gas natural de África, Argelia. En 2021 Argelia aportó el 43% de todo el gas consumido en España. Pero esos lazos podrían estar a punto de romperse, dejando a España en una posición mucho menos envidiable.

El miércoles (27 de abril), Argel amenazó con cortar el suministro de gas a España si el gobierno de Sánchez desviaba parte de la energía que recibía de Argelia a terceros países (sin dar nombres).

“Todo transporte de gas natural argelino entregado a España cuyo destino sea contrario al previsto en los contratos será considerado un incumplimiento de los compromisos contractuales, y en consecuencia, podría dar lugar a un incumplimiento del contrato que vincula a Sonatrach (NC: Estado de Argelia- compañía de gas natural propia) con sus clientes españoles”, dijo el gobierno argelino en un comunicado.

Aunque Argelia no dio ningún nombre, no necesitaba hacerlo. España lleva meses hablando de revertir el flujo del gasoducto Magreb-España (MGE), ahora inactivo, para trasladar el gas a Marruecos, que ha tenido problemas para asegurar nuevos suministros desde que Argelia cerró el MGE en noviembre de 2021.

Esto lo hizo Argel por una serie de razones, incluso como represalia por una campaña de ciberespionaje de Rabat contra altos funcionarios argelinos, incluido el presidente, el ministro de Asuntos Exteriores y un exjefe de personal militar. Un firme defensor de los reclamos de independencia del Sáhara Occidental y el hogar de cerca de 200 mil refugiados saharauis occidentales, Argel también está furioso por los esfuerzos agresivos (y hasta ahora en gran medida exitosos) de Marruecos para obtener apoyo internacional para sus reclamos territoriales sobre el Sáhara Occidental.

Tanto para España como para Marruecos el gasoducto era una importante fuente de gas natural que ya no existe. España sigue recibiendo gas de Argelia a través del gasoducto Medgaz que une ambos países por mar, así como de envíos de GNL. Marruecos tiene que depender de la producción nacional, que no es suficiente para satisfacer la demanda interna.

El nuevo plan, tramado entre Madrid, Rabat y muy posiblemente Washington (sobre esto más adelante) funcionaría de la siguiente manera: Marruecos compraría gas natural licuado en el mercado internacional, muy probablemente en EE. UU., que sería regasificado en España y luego canalizado a Marruecos. Estados Unidos ya ha reemplazado a Argelia como el mayor proveedor de gas de España en los últimos meses.

“Ni una sola molécula”
Pero Argelia no está contenta con la idea, como señala Geoff D Porter, presidente de North Africa Risk Consulting (acrónimo: Narco) en un informe sobre la disputa:

Si Madrid revirtiera el gasoducto GME y lo utilizara para suministrar gas a Marruecos, Rabat se habría escapado del dominio de Argelia. Pero Rabat no solo habría ideado una forma de
eludir a Argelia y asegurar un suministro de gas natural, sino que Madrid habría sido cómplice al permitir que lo hiciera.

“Ni una sola molécula del gas de Argelia enviado a España debe llegar a Marruecos”: esa es la condición que ha puesto Argel a la operación, a lo que la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica de España, Teresa Ribera, responde: “El compromiso de España con Argelia es que ni una sola molécula del gas que llega a Marruecos se puede atribuir al gas procedente de Argelia”.

La respuesta de Argelia fue subir un poco más la apuesta exigiendo a los gobiernos español y marroquí que certifiquen públicamente el origen de cada lote de gas enviado a Marruecos a través del gasoducto GME, informa El Confidencial . Parece que Argel literalmente quiere asegurarse de que ni una sola molécula de gas argelino llegue a Marruecos. Pero eso es más fácil de decir que de hecho, ya que el gas que llega a España, ya sea por gasoducto desde Argelia o por gasero de uno de los 20 proveedores españoles de gas natural licuado, se mezcla en la red.

Tiempo para un poco de contexto histórico
El Sáhara Occidental ha estado ocupado por Marruecos, justo al norte a lo largo de la costa, desde 1975, el año en que España abandonó su antigua colonia. Una de las razones por las que Marruecos codicia tanto el territorio es que alberga algunos minerales muy valiosos, incluida gran parte de la roca fosfórica del planeta Tierra, que, junto con el nitrógeno, es uno de los dos componentes más necesarios de los fertilizantes sintéticos. A diferencia del nitrógeno, que constituye el 78 por ciento de la atmósfera, el fosfato es un recurso finito. Y no hay forma de fabricarlo.

Si incluye esta región en disputa, Marruecos posee más del 72 por ciento de todas las reservas de roca de fosfato en el mundo, según el estudio más reciente del Servicio Geológico de los Estados Unidos. El siguiente país más cercano, China, tiene poco menos del 6 por ciento. El resto se distribuye en bolsas más pequeñas en todo el mundo. Marruecos argumenta agresivamente y a veces violentamente que la noción de Estado del Sáhara Occidental es ilegítima y que el rico suministro de fosfato de la región es suyo. Como resultado, el Sáhara Occidental ha sido el escenario de un creciente conflicto de derechos humanos, así como de importantes tensiones geopolíticas regionales.

“He estado en 70 países, incluido Irak bajo Saddam e Indonesia bajo Suharto”, dice Stephen Zunes, profesor de estudios internacionales en la Universidad de San Francisco.* “[El Sáhara Occidental] es el peor estado policial que he conocido. jamas visto.»

Entre 1991, cuando el Consejo de Seguridad de la ONU decidió establecer una Misión para el Referéndum del Sáhara Occidental, y hace poco más de un mes, España, al igual que unos 80 países más y la Unión Africana, apoyó la idea de celebrar un referéndum para resolver la integridad territorial del Sáhara Occidental, que ha estado ocupado por Marruecos desde que España abandonó la colonia en 1975.

Pero todo eso cambió el 20 de marzo, cuando el rey de Marruecos, Mohammed VI, leyó en directo por televisión una carta del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, elogiando el plan de Rabat para la soberanía sobre el Sáhara Occidental por ofrecer la forma «más seria, realista y creíble» de resolver el conflicto.

Antes de enviar la carta, que revirtió por completo 47 años de política oficial española, Sánchez no consultó al parlamento español sobre el tema. De hecho, ni siquiera se molestó en informar a algunos de sus colegas ministeriales de lo que estaba a punto de hacer, y ellos, como el resto de españoles, se enteraron por Mohamed VI. Desde entonces, Sánchez se ha enfrentado a una oposición prácticamente unánime a su decisión unilateral de respaldar la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, incluso entre sus propios socios de coalición.

Como era de esperar, EE. UU., bajo la administración Trump, fue el primer gobierno occidental importante en romper con el protocolo y reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. Para sellar el trato, todo lo que Marruecos tuvo que hacer fue reconocer el estado de Israel, convirtiéndose en el segundo país árabe en el norte de África, después de Egipto, en hacerlo.

Desde que llegó al poder, como era de esperar, Biden no ha cambiado esa política de manera significativa. Como dijo Zunes a Democracy Now en febrero de 2021, esto podría tener repercusiones devastadoras no solo para el bienestar del pueblo saharaui sino también para el derecho internacional en su conjunto.

“Será muy peligroso si Biden no revierte el reconocimiento sin precedentes de Trump de la toma del Sáhara Occidental por parte de Marruecos. La Carta de las Naciones Unidas es muy clara en cuanto a que la expansión del territorio por la fuerza militar es ilegítima. Trump ya sentó el peligroso precedente de reconocer la anexión de los Altos del Golán de Siria por parte de Israel.

“Sin embargo, hacerse cargo de un país entero lo lleva a un nuevo nivel, especialmente porque la Unión Africana reconoce al Sáhara Occidental como un estado miembro de pleno derecho. Más de 80 países han reconocido la República Árabe Saharaui Democrática independiente. Entonces, esencialmente, lo que Trump estaba haciendo era respaldar la toma de control de un país africano reconocido por otro. Y el hecho de no revertir esto indicaría que la Administración Biden comparte el desprecio de la administración Trump por el derecho internacional fundamental”.

La administración Biden tiene muchas razones económicas para no cambiar de rumbo. Si España comienza a procesar GNL en nombre de Marruecos y luego lo canaliza al reino del norte de África, Marruecos podría convertirse en otro cliente importante para el gas natural licuado de EE. UU. Marruecos también ha lanzado una licitación para instalar una terminal flotante de importación de GNL en el país. Además, si España queda aislada del gas argelino, se volverá más dependiente del GNL estadounidense, que ya representa el 34% del total de las importaciones españolas de gas natural.

Marruecos también es un importante estado cliente de la industria armamentista de EE. UU. y lidera la región MENA en términos del porcentaje de armas adquiridas de EE. UU., como informó Morocco World News en 2020.

Estados Unidos suministra el 91% de las armas de Marruecos. El resto proviene de Francia (9%) y Reino Unido (0,3%).

En 2019, Marruecos aumentó significativamente sus compras de armas. El desarrollo se alinea con su plan de cinco años, establecido en 2017, para lograr la “supremacía militar regional”. El país tiene como objetivo modernizar su ejército, fuerza aérea y marina.

Las compras de armas de Marruecos a los EE. UU. este año incluyen 25 aviones F-16 y equipos asociados por valor de $ 3.8 mil millones, junto con actualizaciones a la flota existente de aviones de combate F-16 de Marruecos por $ 985 millones. El Departamento de Estado de EE. UU. también aprobó la venta de 36 helicópteros de ataque Apache AH-64E y equipos relacionados a Marruecos por un valor estimado de $ 4,250 millones.

Aunque Marruecos está reforzando su arsenal y ampliando su presupuesto militar, un informe separado de SIPRI clasificó a Marruecos en el puesto 31 del mundo en términos de importación de armas. El país representó solo el 0,8% de las compras mundiales de armas en 2019. Sin embargo, Marruecos es uno de los tres principales importadores de armas en África, después de Egipto y Argelia.

Bluff argelino?
Washington también parece haber logrado convencer a Francia, Alemania y ahora España para que respalden también las reivindicaciones territoriales de Marruecos, independientemente del daño que pueda causar a los intereses económicos, energéticos o geoestratégicos de Europa. Según Arab Weekly , algunos estados incluso han llegado a acuerdos con Marruecos para establecer sus propios consulados en el territorio en disputa. Todo esto sucede al mismo tiempo que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN invocan constantemente el lenguaje del derecho internacional con respecto a la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Por supuesto, es perfectamente posible que las amenazas de Argelia sean simplemente un gran farol destinado a presionar a España para que dé marcha atrás en su política sobre el Sáhara Occidental. Como señaló el Arab Weekly el jueves, Argelia ha dicho anteriormente que se apegaría a sus acuerdos contractuales con España, independientemente de la disputa sobre el Sáhara Occidental:

Hablando en la televisión nacional, el sábado, el presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, describió el respaldo de España al plan de autonomía de Marruecos para el Sáhara Occidental como «moral e históricamente inaceptable». Pero añadió: “Les aseguramos a los amigos españoles, al pueblo español, que Argelia nunca abandonará su compromiso de suministrar gas a España bajo ninguna circunstancia”.

También está el hecho de que las reservas argelinas se han estancado en los últimos años y necesitan urgentemente inversiones externas para abrir campos marginales. También tiene una capacidad limitada de GNL. Como tal, puede tener dificultades para encontrar compradores lo suficientemente rápido como para reemplazar a España. Argelia firmó recientemente un acuerdo con Roma para proporcionar a Italia 9 mil millones de metros cúbicos adicionales al año, pero se supone que eso no entrará en vigencia hasta 2023-2024.

Si Argel no encuentra nuevos compradores lo suficientemente rápido, podría terminar perdiendo financieramente. Pero ese puede ser un riesgo que valga la pena tomar dado que actualmente está vendiendo gas a España e Italia a precios muy por debajo de los precios al contado actuales, dice Porter:

Los contratos de exportación de Argelia son casi todos contratos a largo plazo, y se ha perdido la ganancia inesperada del mercado al contado de los últimos 12 meses. Además, las limitaciones de producción significan que no ha podido capitalizar el aumento en los precios del gas natural como resultado de la invasión rusa de Ucrania.

Suspender los envíos de gas a España cumpliría una doble función. En primer lugar, liberaría volúmenes de gas argelino que podría vender en el mercado spot a precios superiores a los que obtenía de Madrid. En segundo lugar, haría sentir a Madrid el dolor por haber cambiado su posición sobre el Sáhara Occidental a favor del enfoque marroquí. España se vería obligada a compensar los volúmenes perdidos de Argelia comprando más GNL estadounidense, que actualmente es el gas más caro del mercado.

Sería una gran noticia para los productores de energía de EE. UU., pero no tanto para los consumidores o las empresas españolas, o para los consumidores de energía de EE. UU., ya que cuanto más exporta EE. UU. su gas natural, más suben los precios a nivel nacional. También existen serias dudas, como señala el lector Rev Kev y como informé en un artículo anterior, sobre si los productores de energía de EE. UU. podrán continuar abasteciendo a los socios geopolíticos de Washington con GNL y seguir satisfaciendo las necesidades del mercado interno. Pase lo que pase, una cosa es segura: España comprará su gas a precios más caros en el futuro.


Ver online : Resumen Latinoamericano